Una mirada sobre el concepto de tiempo desde la visión Advaita.

septiembre 17, 2018 0 Por Yesod
Tiempo


El tiempo es el origen de la división. El tiempo como tal no existe. Existe el tiempo para alguien, o incluso la duración de algo.

El pensamiento es tiempo, duración, finitud y devenir.

El concepto de tiempo ha encadenado al hombre a la prisión del sufrimiento y la ansiedad.

El tiempo es limitación. Es la aceptación de la esclavitud nacimiento-muerte.

Tiempo para amar.

Tiempo para morir.

“Tengo que trabajar, tengo que estudiar, debería ganar más dinero, tengo que levantarme más temprano…” En todas estas declaraciones, está implícito el tiempo.

El tiempo como flecha temporal unidireccional que los físicos estudian, no deja de ser el recinto tridimensional donde la Conciencia vive su autoencierro.

El tiempo es una dimensión sutil asociada al espacio. La denominada cuarta dimensión.

¿Pero existe una quinta?

¿O simplemente nos movemos en una escalera de 4 peldaños cuyo inicio y final continuamente recorremos sin remedio?

Si el tiempo va en un sentido, la memoria va en el opuesto.

¿Dónde nos encontramos nosotros?

¿Puede haber una verdadera relación de 2 personas que se viven a través de imágenes autocreadas de espacio-tiempo?

Todas estas preguntas nos llevan a declarar con exactitud que la cárcel del tiempo, construída con el devenir, con el llegar a ser, es siempre, una prisión confortable a ratos, construida de invisibles barrotes y clausurada por el individuo.

El ser humano dividido en su neurosis existencial, ha creado el “yo”, donde el tiempo, como subproducto de aquel, ha conformado el mundo que percibimos. No teniendo bastante, esta mente origina subcategorías, infinitas submodalidades: tiempo libre o de ocio y tiempo de negocio.

Un tiempo para sembrar…un tiempo para recoger.

Tiempo psicológico en definitiva.

¿Puede el ser humano unir las piezas rotas del mecanismo del reloj?

Descubrir la esencia del tiempo, la urdimbre de que está construido es comprender-nos en nuestra verdadera naturaleza.

“Con-ocio” es el tiempo del conocimiento del ocio. Todo es ocio para aquel que disfruta de la vida como regalo de la Existencia.

Seamos ociosos, jubilados y jubilosos, amando nuestra verdadera condición.