Todo lenguaje es falso.

Todo lenguaje es falso.

lenguaje falsoEste lenguaje que utilizamos es básicamente pro-ego. Es decir, está orientado a la comunicación en este mundo de apariencias individuales, donde el puente que nos une (o desune) es la articulación de mensajes.

Refuerza la idea de conseguir, de obtener algo de este entorno llamado mundo, con el cual nos manejamos diariamente. Mensajes que solemos catalogar como importantes, urgentes, necesarios, innecesarios o banales.



Todas estas distinciones son la marca distintiva de una mente personal que colorea cada afirmación con la brocha de la cultura heredada.

La época que vivimos, nuestra moral, nuestra influencia familiar o educativa, se encarga de clasificar nuestras comunicaciones en una escala de valores que asumimos como propia.

Puedes observar cómo la ideología cuando es capturada como propia, empaña las lentes de la Conciencia.

Crea separatividad, temor, aversión y violencia entre los seres humanos.

Levanta murallas tan grandes como el muro de Berlín. Un sólo pensamiento de odio construye en un instante un precipicio insalvable entre las personas.

¿Cómo puede el lenguaje ayudarnos a percibir lo real?¿Cómo podemos encontrar Paz entre los seres humanos desde esta comunicación verbal?

 

Sólo existe un modo.

Ese lenguaje que articula el mundo, debe estar empapado de Amor, de Comprensión y de respeto. Respeto por la libertad del otro. Sin miedo a que pueda equivocarse. Sin miedo…

Encontrar el origen del miedo, observarlo sin justificación, ni condena.

Ver su baile en la mente.

Ver cómo actúa y quiere seducirnos, atraparnos.

Una mirada así, es liberadora. Y es liberadora en el instante.

No necesitas analizarlo.

No necesitas comprenderlo.

No necesitas diseccionarlo.

No necesitas tiempo...

¿Quién está en peligro en este intercambio verbal?

Una imagen. Esa imagen que has construido inadvertidamente. Que has asumido como propia, aunque intuyes que es heredada.

Sí. Todo lo que sabes, entiendes y comprendes es herencia del pasado.

No puedes vivir el presente con esta carga inútil. Sólo la mente personal egocéntrica es la única interesada en mantenerte atado/a al círculo del sufrimiento, de la separatividad.

Yo sé que las palabras nunca pueden retratar con exactitud el hecho.

Utilizo la palabra como un machete para abrirme paso entre la jungla de conceptos de la mente.

Es un instrumento para apuntar hacia algo que no puede ser entendido a nivel de la mente, un espacio sin conceptos.

Mi corazón sabe aquello que mi mente desconoce. Siente y percibe con absoluta claridad que no existen distancias ni diferencias entre los objetos de la conciencia.

Esta mente se encuentra aturdida y distraída jugando con los diferentes juguetes conceptuales que se le suministra.

Por eso este mensaje no es para ella. Su destinatario es esta Conciencia Común que yace dormida, aparentemente, en el regazo de tu corazón.

Esta Conciencia te está gritando “¡ Feliz, feliz, feliz ...ábreme paso...Soy Tú !



 

Deja un comentario