Todo lenguaje es falso.

Todo lenguaje es falso.

lenguaje falsoEste lenguaje que utilizamos es básicamente pro-ego. Es decir, está orientado a la comunicación en este mundo de apariencias individuales, donde el puente que nos une (o desune) es la articulación de mensajes.

Refuerza la idea de conseguir, de obtener algo de este entorno llamado mundo, con el cual nos manejamos diariamente. Mensajes que solemos catalogar como importantes, urgentes, necesarios, innecesarios o banales.


[amazon_link asins=’B01E4PF07Y,B06ZYYVLKV’ template=’ProductCarousel’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’5f73c903-76ae-11e7-9f79-7d61692cc100′]


Todas estas distinciones son la marca distintiva de una mente personal que colorea cada afirmación con la brocha de la cultura heredada.

La época que vivimos, nuestra moral, nuestra influencia familiar o educativa, se encarga de clasificar nuestras comunicaciones en una escala de valores que asumimos como propia.

Puedes observar cómo la ideología cuando es capturada como propia, empaña las lentes de la Conciencia.

Crea separatividad, temor, aversión y violencia entre los seres humanos.

Levanta murallas tan grandes como el muro de Berlín. Un sólo pensamiento de odio construye en un instante un precipicio insalvable entre las personas.

[box] ¿Cómo puede el lenguaje ayudarnos a percibir lo real?¿Cómo podemos encontrar Paz entre los seres humanos desde esta comunicación verbal?[/box]

 
Sólo existe un modo.

Ese lenguaje que articula el mundo, debe estar empapado de Amor, de Comprensión y de respeto. Respeto por la libertad del otro. Sin miedo a que pueda equivocarse. Sin miedo…

Encontrar el origen del miedo, observarlo sin justificación, ni condena.

Ver su baile en la mente.

Ver cómo actúa y quiere seducirnos, atraparnos.

Una mirada así, es liberadora. Y es liberadora en el instante.

No necesitas analizarlo.

No necesitas comprenderlo.

No necesitas diseccionarlo.

No necesitas tiempo…

¿Quién está en peligro en este intercambio verbal?

Una imagen. Esa imagen que has construido inadvertidamente. Que has asumido como propia, aunque intuyes que es heredada.

Sí. Todo lo que sabes, entiendes y comprendes es herencia del pasado.

No puedes vivir el presente con esta carga inútil. Sólo la mente personal egocéntrica es la única interesada en mantenerte atado/a al círculo del sufrimiento, de la separatividad.

Yo sé que las palabras nunca pueden retratar con exactitud el hecho.

Utilizo la palabra como un machete para abrirme paso entre la jungla de conceptos de la mente.

Es un instrumento para apuntar hacia algo que no puede ser entendido a nivel de la mente, un espacio sin conceptos.

Mi corazón sabe aquello que mi mente desconoce. Siente y percibe con absoluta claridad que no existen distancias ni diferencias entre los objetos de la conciencia.

Esta mente se encuentra aturdida y distraída jugando con los diferentes juguetes conceptuales que se le suministra.

Por eso este mensaje no es para ella. Su destinatario es esta Conciencia Común que yace dormida, aparentemente, en el regazo de tu corazón.

Esta Conciencia te está gritando “¡ Feliz, feliz, feliz …ábreme paso…Soy Tú !


[amazon_link asins=’B01E4PF07Y,B06ZYYVLKV’ template=’ProductCarousel’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’5e7237b6-76ae-11e7-8f11-b312f9dc50a9′]


 

El amanecer del Ser

El amanecer del Ser, un Nuevo Hombre de Conciencia.

Amanecer del Ser
Hoy, al abrir los ojos, el amanecer de mis párpados, abrieron la cortina a la alborada del Mundo, por unos instantes nada existía…pero de repente, toda la fuerza de la Vida atravesó mis ojos.

Es el big-bang del Universo, siempre presenciado por Algo, distante pero no distinto de Uno.

El ojo es el gran presenciador que presencia el parto del mundo…un ojo siempre abierto, eternamente despierto.

Uno es el ojo y el mundo es un simple átomo de Yo Soy, una llama violeta en tu corazón…un simple pensamiento en la garganta de Dios. El espacio resuena entonces acompañando una gran onda que proviene del Silencio…Y el espacio es onda y a la vez plasticidad energética…y ese límite es infinito.

Entonces el Ser-Vida entra en el útero del Universo como chispa alumbrando el primer día…siempre el primer día, en el primer minuto, en el primer segundo…donde no había Nada, sólo Vacío. El Vacío es el Gran Agujero Cósmico que frena el tiempo, la puerta de entrada a la No Existencia.

El niño toma la primera respiración y la expulsa en forma de semilla Yo Soy, extendiendo sus tallos y sus bellas flores, buscando el pecho de su ansiada Madre…

Todo lo demás a partir de aquí…es simplemente un acto de Pura Magia de tu Propio Ser.

Bendiciones para tod@s.

El viaje

ViajeEmprender un viaje es una aventura. Uno sabe que se va, pero no sabe si llegará a su destino.

El mundo es tan impredecible, con sus múltiples factores, que el hombre cree dominar. Una causa lleva un efecto, dicen las voces de los científicos con su limitado intelecto y sus explicaciones lógicas.

El erudito e incluso el estudiante espiritual se atreve a nombrarlo de forma diferentes: la ley del dharma y el karma. Uno sabe de primera mano la ineficacia de argumentar la Vida y sus relaciones, que escapan al control del pensamiento.
Esta mañana emprendimos un trayecto. Uno conoce el origen y por tanto el destino.

El primer paso es el último paso.

Adentrarse en el camino espiritual es idéntico.

No hay carreteras hacia el cielo.

Si te guías por esta Conciencia, no te desviarás de tu ruta. No había nadie conduciendo, y por tanto, no podía haber accidentes. Uno miraba el cuerpo y estaba allí pilotando el auto, pero este vehículo se conducía sólo. Tiene su propia inteligencia y uno se siente guiado por algo que le sobrepasa…algo enorme, mucho más grande que el paisaje que veíamos a nuestro alrededor.

Conducir con atención, simple atención, no con atención a algo en concreto, abre el abanico perceptual del momento. No había una atención concreta, focalizada en alguna parte de aquella carretera, ni siquiera a las señales plantadas a su paso. Ni incluso a los coches conducidos por otras personas. Todo era un fluir del momento. No había conductor, no había nadie. Tan sólo conducir.

Es pasmoso este estado de no hacer nada, pues Él se encargaba de guiarlo a uno, de llegar sano y salvo a su destino. Las señales del camino no le despistaban. Eran señales construidas por el hombre.

Esta carretera la transita todo el mundo. Uno se sentía más inclinado a desviarse a conducir por el sendero solitario, que es en realidad el camino más corto. El que no deja huellas. Pero este era para los pocos.

Este sendero no deja huellas y nadie puede seguirlo. Es el sendero del que holla con sus pasos el propio sendero. Pero esta Conciencia es tan compasiva que no permitió al conductor desviarse del camino que transitaba el hombre práctico.

Leer más

Confianza

ConfianzaExiste una verdadera confianza y una falsa confianza.
Existe un estado sin miedo y existe un estado de protección extrema.
Hoy cuando caminaba por la calle me sentía internamente poderoso, más grande que todas las personas con las que me cruzaba.
La persona crea un campo de distorsión energética, por muy positiva que pueda ser su mente. Son como rupturas vibratorias que impiden la verdadera relación con lo que nos rodea. Iba paseando (palabra que para mí implica, sin tiempo) gozando de mí mismo, sin nadie que condujera mis pasos, cuando atravesé un pequeño jardín con árboles y vegetación.
¿Existe una energía tan pura cuando estás permeable al entorno ! Uno se sentía hinchado, fuera del cuerpo, gigante entre aquellos árboles…incluso más alto que ellos. No era sugestión, era una sensación tan poderosa, que empezaba desde la zona genital, como una bola de energía cristalina que ascendía poderosamente hasta inundar cada célula. Los pasos eran de gigante, el poder era manifiesto. Uno podría hacer cualquier cosa por tremendamente difícil que supusiera para la mente… Los pasos eran cada vez más rápidos y el corazón tranquilo. Uno iba inundando con este poder todo lo que transitaba a su alrededor. Y se sentía no en la mente, sino en cada célula del cuerpo…que prácticamente era todo el cielo. Los objetos de la conciencia (aparentes personas y animales) se sentían refrescados, protegidos y unificados en la confianza de esta Presencia, que no era de uno mismo, sino que venía de todas partes.
Nos cruzamos con un individuo que aparentemente parecía infundir sensación de seguridad…pero la falsa seguridad se enmascara en la dureza de las creencias para ser protegido. Esta seguridad de la que hablo no es convicción en creencias ni en la persona, está carente de miedo y de beneficio. Y aquel individuo apartaba la mirada y se encogía en su falso recinto.

  • ¿Cómo puede pertenecer Esto a una insignificante persona que intenta atraparlo y reducirlo a conceptos mentales o a un método?
  • “La naturaleza es lo que Soy, en estado puro”, gritó esta Conciencia…”y tú Eres Eso”.

Nos cruzamos con diversas gentes y el asombro del descubrimiento brilló en sus ojos…para luego, quizás, permanecer por los atardeceres de la preocupación ordinaria y los planes futuros.
Todos iban soñando.
Uno derramaba bendiciones a su alrededor…sin ser reconocido.
Esto es Puro Darshan Oculto…un milagro también inadvertido para el que sueña.

La mente, el soñador y el espacio atemporal

MenteSi observas tu mente con paciencia, podrás descubrir que nunca se detiene. Esa es la naturaleza de la mente. Es un programa de software implantado por la propia naturaleza.

Y no hace falta pararla.

Debido a tu química corporal, tu mente empezó a funcionar y a albergar determinados pensamientos. Otros no le son familiares. Están disponibles dentro de la Conciencia Universal. Pero no los atraes. Pertenecen al condicionamiento heredado durante milenios desde la aparición del ser humano en el mundo.

Unos individuos tienen una mente rápida, otros muchos una mente más lenta. La velocidad del pensamiento depende de tu química corporal. Esta es una fotografía tomada justo en el momento de germinación dentro del útero de tu madre. No depende de tus padres el perfil energético de este momento de creación. Simplemente ocurre. Nadie programa traer hijos, el sábado, 14 de enero de cualquier año, a las 2,03 horas.

Es algo natural y espontáneo.

Con todo esto, te quiero mostrar que tu química no depende de nadie ni de nada en concreto. Esto es algo no mecánico.

Sin embargo, aunque no han podido elegir siquiera su propia química, puedes darte cuenta como la mayoría de las personas se sienten “propietarias” de sus mentes. Incluso de sus propios pensamientos.

Curioso, ¿verdad?

[amazon_link asins=’1545346453′ template=’ProductCarousel’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’ab2face0-9157-11e7-a2b2-9373dc42bdf5′]

Si investigas un poco más, tomará conciencia de que es el apego a determinados grupos de pensamientos, lo que produce el sufrimiento aparente del individuo. No la naturaleza de la mente.

Ahora, si lo observas detenidamente, tomarás en cuenta que existen espacios vacíos de pensamiento. Un pensamiento entra, y cuando finaliza su presentación, entra otro en escena. El individuo sano funciona de esta manera.

Cuanto más se repiten determinados pensamientos, más enfermiza se vuelve la personalidad. La mente es como un río fluyendo del manantial de la Conciencia. Pero si el río repite el mismo pensamiento uno y otra vez, aquel se atasca en la pantalla de la mente. El agua se estanca. El cuerpo se resiente. Y aparece el desequilibrio psíquico y físico. Llegados a este punto, observa si tus actividades diarias son repetitivas, pues te darán una pista del sometimiento que estás padeciendo debido a la tiranía de la mente. Leer más

Encontrando a mi gurú

gurúNo sé si te has preguntado alguna vez qué es la honestidad. O si te lo has preguntado, a lo mejor, hayas encontrado en ella alguna respuesta para tu vida. No está de moda la honestidad. Nunca fue una moda. Por eso la traigo a colación.

¿Qué es honestidad?

Seguro que tienes una idea preconcebida sobre este término. Seguramente te viene a la mente alguna persona que hayas conocido. Puede ser el autor de cierto libro que te ha inspirado y que transmite esta escurridiza esencia.

Algunos no encontrarán en esta pregunta más que un simple galimatías filosófico. O simplemente un juego del conocimiento y de la memoria. Un responder desde lo conocido, desde lo leído. O bien, desde lo escuchado a través de otros.

Pero yo no te la planteo de este modo.

No es juego de preguntas y respuesta, como los que ves en televisión. No hay premio. No hay siquiera certidumbre de que alcances a conocer el fallo del jurado. Ni a lo mejor garantías de satisfacción al cliente. No es un servicio post-venta.

Puedes tomártela como un juego…pero un juego infantil. Sí. Como cuando éramos unos niños. Donde jugabas sólo por el placer de jugar. Para eso, solo debe haber un requisito. Elimina todo lo que sabes del tema. Y escúchala ahora, en este momento, cuando te la lanzo.

Es una pregunta muy poderosa. Yo la igualo a preguntar ¿Quién Soy Yo?

Es una pregunta significativa. Si la enfocas desde el punto de vista vital. No separado de tí, o de tu mente. No. Sino preguntar para descubrir. Descubrir la esencia, la fragancia que desprende la flor de la honestidad.

No la pases por alto. Es una pregunta que quema. E incluso te puede matar. Me refiero a tí. A tu ego. Es peligrosa. Muy perjudicial para el ego. Sulfuro que corroe las entrañas.

Aquí os recojo la definición que arroja mi amada Wikipedia sobre este término:

“La honestidad (Del latín honestĭtas, -ātis1 ) o también llamado honradez, es el valor de decir la verdad, ser decente, recatado, razonable, justo y honrado. Desde un punto de vista filosófico es una cualidad humana que consiste en actuar de acuerdo como se piensa y se siente. Se refiere a la cualidad con la cual se designa a aquella persona que se muestra, tanto en su obrar como en su manera de pensar, como justa, recta e íntegra. Quien obra con honradez se caracterizará por la rectitud de ánimo, integridad con la cual procede en todo en lo que actúa, respetando por sobre todas las cosas las normas que se consideran como correctas y adecuadas en la comunidad en la cual vive.

En su sentido más evidente, la honestidad puede entenderse como el simple respeto a la verdad en relación con el mundo exterior, los hechos y las personas; en otros sentidos la honestidad también implica la relación entre el sujeto y los demás, y del sujeto consigo mismo.

Honestidad y honradez, términos originariamente distintos, se han aproximado con el lapso del tiempo y la influencia del idioma inglés; de tal modo que se está produciendo una suerte de refundición de ambos para aludir a la definición de honradez, siendo ésta sólo una de las acepciones del vocablo “honestidad”

Ahora, olvida esta parrafada anterior.

Deposita tu pregunta en tu corazón. La mente no sabe. Por eso tiene que preguntar. El corazón tiene la respuesta. Pero contesta a su manera. No le impongas un tiempo. No lo oprimas con una respuesta inmediata. Déjalo reposar allí.

[amazon_link asins=’1545346453′ template=’ProductAd’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’268c11f2-9159-11e7-b17f-2fa664817e21′]

Si has hecho esto que te sugiero, pueden quizás también venirte preguntas de este tipo surgidas a partir de la primera:

¿Yo soy honesto/a?

Si no lo soy, entonces me pregunto y te preguntarás posiblemente, ¿cómo es posible identificar a una persona honesta?

Es perfectamente válida, pues puede surgir. Buscar a alguien totalmente honesto. Es un impulso que surge cuando al observarnos vemos que no lo somos. Es humano. Y un hecho cuando surge en nuestra mente como un objeto de la Conciencia. No lo niegues.

Evidentemente, el que pregunta, debe conocer lo que implica esta definición. Y no solo quedarse en la mera superficie, en la piel del concepto. Es decir, no entenderlo intelectualmente, sino haber integrado la plena y total honestidad en su vida diaria.

Cómo si no puede el individuo siquiera entender, llegar a colegir o “intuir” que el que está enfrente es una persona honesta.

Evidentemente, te habrás dado cuenta, que si el que pregunta esto cumple estos requisitos, entonces ¿para qué va a buscar fuera a “alguien” que los posea?

Es un absurdo.

También te habrás dado cuenta, que nunca, “ninguna persona” puede SER honesta. La misma identificación con la persona, es deshonestidad.

La persona es un conjunto de recuerdos en la memoria del soñador que se imagina aparte de su pensar. Aunque no lo es.

Luego, el pensamiento “yo” se pregunta a sí mismo, si puede alcanzar la plena honestidad. Cuando es él quien ha creado la deshonestidad, la ilusión de separación de la propia pregunta. La pregunta es el inquiridor de la pregunta. Están hechos de la misma naturaleza del propio pensar. Ambos son limitados. Constreñidos en su propio y reducido espacio de conciencia. Por tanto, no puede alcanzar a comprenderla plenamente. Evidentemente, porque es irreal… El personaje que hace la pregunta no existe. Tan solo en la memoria. Por tanto, no es lo real. Es lo irreal queriendo conocer lo Real.

Tampoco algo que estuviera al alcance del personaje soñado. No por ser imposible, sino porque la pregunta y el que pregunta deben desaparecer, para que la respuesta aparezca.

La persona como decía en una publicación de Tarsila Murguia en:

https://www.facebook.com/tarsilamurguiamorales/posts/10206883258534437

donde recoge el bello texto de Wei Wu Wei nos refleja el engaño, siempre oculto para la persona, pero evidente para el corazón del Ser.

¿Por qué estás triste?…

Porque el 99.9 por ciento

De todo lo que piensas,

Y de todo lo que haces,

Es para ti mismo –

Y no hay ningún ‘ti mismo.’

-Wei Wu Wei

  • Las cualidades y certificaciones de un gurú.

Esto enlaza con la compulsiva necesidad de encontrar alguna pista, alguna marca distintiva que permita certificar a un gurú verdadero. Una prueba. Esto es un hecho muy común en todos los círculos de trabajo en el crecimiento espiritual. Es el punto de partida para depositar tu confianza. Un signo, una marca para poderte acercar a su mensaje. A todos nos ha ocurrido.

Pero antes hay que conocerlo. Analizarlo. Así piensas. Y así generalmente actúas.

Buscar algún fallo en el comportamiento del maestro o conferenciante o iluminado.

Hay tantos términos para definirlos. Ser un detective del error humano. También del divino. Porque tú conoces lo que es las cualidades divinas. Tienes un modelo. Un ideal. No lo niegues. Crees saber cómo debe comportarse. Qué cualidades debe tener.

Si debe estar sano. La edad también importa. Incluso el sexo. Si es mujer entonces puede no estarlo. Si come lechugas, entonces está realizado. Si hace milagros, entonces es un liberado. Si habla dulce, entonces es un Maestro de Amor. Si está casado, entonces no puede entrar en el círculo de gurús. Mejor con referencias. Peor si no te contesta directamente a tus preguntas. No debe tener ira. Siempre tiene que estar contento, feliz. La encarnación de la paz. Hablar despacio. Cuanto más lento, mejor. Una mente zen. Si sabe sánscrito y recita mantras, entonces seguramente ha llegado al final del camino. Si no tiene sexo, si no ve la televisión, si se ríe poco, si no cuenta chistes, si no dice brusquedades verbales…en fín, todo lo que se te ocurra.

Pero yo te digo que esto es cero. Nada. Nothing. Que el que transmite esta enseñanza no es medible. Y esto te desilusiona. Claro. El cuento de hadas termina. La quimera se desvanece.

Pues no. No existen pruebas dentro del terreno de la dualidad de la autenticidad de un ser realizado. No las vas a encontrar. Aunque te resistas a aceptarlo.

Los moldes se rompen. Y además tiene que ser así. Como si no puede ayudarte. ¿Desde un modelo terapeútico? Para eso tienes a otros. Estos continuarán razonando con tu yo. Hacerlo más adaptable. Pero no te sentirás completo/a.

Él no juega tu juego. No tiene un patrón de comportamiento. Se descubrió sin imagen. Sin anticipación ni memoria. Él está muerto. Y muy vivo a la vez. Es la paradoja del loco-cuerdo. Juega con tu locura y te arrastra hacia su cordura.

Así que sólo tienes una elección. Encuentra tú tu propia honestidad. Y ya no te surgirá la idea de buscar un gurú.

Y es que buscar, la búsqueda, es el lastre. Cuando la búsqueda es aniquilada, el gurú aparece.

El gurú ERES TÚ.

[amazon_link asins=’8484451119,8484450643,8494134973′ template=’ProductCarousel’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’cc19ed35-9158-11e7-802e-e567b1b8d416′]

Hacia un despertar espontáneo

Despertar“Vaya por delante todos mis respetos y admiración por y para cualquier profesional de la sanación, física, psíquica o espiritual por la labor que desarrollan. El que les escribe simplemente expone los hechos de su sentir, de su diario vivir y de cómo “experimenta” las relaciones humanas.

Aquello que aquí escribo no va en contra de ninguna persona en particular, ni escuela, ni método, ya que el que escribe no tiene enemigos, no alimenta ni se vive como persona. Estos profesionales y sus enseñanzas hacen su labor, cohesionar e intentar unir las partes fragmentadas del psiquismo, consiguiendo sus propios resultados, que pueden servir de ayuda a aquellos que se viven inconscientemente y desean mejoras temporales y funcionales en su vida cotidiana.

Al no percibirse como persona, también observa como solo ruido mental cualquier ideología, filosofía o camino, por bella y romántica que sea, cualquier vía terapeútica que promete en el transcurso del tiempo la liberación del sufrimiento. Tampoco es un mensaje al uso, simplemente es un indicador de algo que es impersonal, no asumible por el individuo, pero no por ello inexplicable o imposible.

Asimismo, este mensaje no tiene opuestos, no busca la polémica, ni las discusiones intelectuales, ni las opiniones personales, sino que es expuesto para ser simplemente escuchado, sin intención de nada más.

Si tiene eco en tí aún tienes la posibilidad de integrarlo. Si no tiene eco en tí, simplemente, no sigas leyendo y tíralo a la papelera de reciclaje. No estás obligado a nada. La Conciencia Que Somos, permite todo este juego. Es Tu Juego. Tú Decides cómo Vivirlo.”

[amazon_link asins=’B01E4PF07Y,B06ZYYVLKV’ template=’ProductCarousel’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’d9fd9c40-915a-11e7-8f48-35e97231c404′] Leer más

Una puerta siempre abierta

Puerta abiertaMira ahora en tu interior.

Con seguridad, si eres honesto, te sientes insatisfecho.

Insatisfecho quizás con tu trabajo.

Insatisfecho quizás con tu pareja.

Insatisfecho quizás con tu estilo de vida. Insatisfecho con tus padres o hermanos.

Insatisfecho con tu cuerpo.

Este sentimiento de incompletitud es ciertamente muy real para tí.

Sin duda, eres una presa fácil para los otros.


[amazon_link asins=’8484452581,8486797985′ template=’ProductCarousel’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’b2c6af8b-9161-11e7-8b8f-d12b4a0cd895′]


Tu debilidad es percibida por los demás.

Ellos también se sienten inadecuados, al igual que tú.

Necesitas esconder estos sentimientos.

Sientes vergüenza.

La vergüenza te hace temeroso.

Temor de tí y también de los demás.

Una palabra desagradable origina una tormenta de repulsión y desdicha en tu interior.

Aferrado a la idea de no ser herido, te proteges.

Proteges tu imagen desvalida.

Los otros hacen lo mismo.

Repiten el mismo guión.

Justificas tus actos en nombre de tu propia dignidad agredida.

Leer más

El amanecer de la Conciencia

amanecer
 

Amanecer de la Conciencia

Hoy tengo un poema para Tí,
lo escribí desnudo de palabras. 

Vino sonando en mi corazón,
ausente de sufrimiento,
era la voz cerca-lejana de mi voz,
era el Verbo que nacía en la mañana,
antes de que despertaras.

Era la ausencia de sonido,
que se esconde en la mirada,
tras la ventana de tus ojos.

José María Martínez Gaspar.

[amazon_link asins=’1520766947,1545346453′ template=’ProductCarousel’ store=’vedanadvai-21′ marketplace=’ES’ link_id=’5f29c725-9164-11e7-bac2-67a9ce441046′]

Mi mensaje

MensajeMi mensaje intenta acorralar tu mente.

Yo sé que no existe por sí misma. Pero tú crees que es muy real.

Mis palabras son solo un acto de seducción para tu ego.

Quiero atraerlo, que me lo expongas, que me lo muestres con precisión y premura. Él se resiste adoptando muchos roles.

Yo puedo adoptarlos también. A mí eso no me perturba. Ni contamina mi Esencia.

Nada se me queda adherido.

Yo voy desnudo de conceptos.

Tan sólo atrapo y utilizo del reservorio de la Conciencia alguna de tus opiniones para darte con un bastón invisible.

Soy como un boxeador profesional.

Salto al ring dispuesto a un combate que está amañado de principio, pues al final sé que venceré y tú también saldrás victorioso.

Aunque pueda parecer que te duelen algunos de mis golpes, yo sé que te harán un bien incalificable.

Estoy dispuesto a arriesgarme.

Sin recompensa…

Yo no tengo nada que perder.

Ya lo perdí todo, aunque en realidad no tenía ningún valor.

Sólo pensaba que era importante antes de conocer a este Conocedor.

Ahora es imposible para mí dar marcha atrás.

No existe el impulso.

Cuando das el salto no queda posibilidad de retorno.

Tampoco hace falta.

 

En esta espaciosidad que habito, no existe el sufrimiento, ni la emoción que denominaba conceptualmente como amor.

No puede ser atrapada ni experimentada, pues no tiene límites,  solo compartida y expresada.

No te permite ser otra cosa que Tú Mismo.

 

Sólo un mensaje…

 

Mi mensaje está muy claro.

No lo empañes con tu opinión.

 

Te haré mirar en tu propio espejo.

Pero debes limpiarlo para estar conmigo.

Una vez te reflejes en él, el espejo no será necesario.

Saltará en mil pedazos.

 

Este descubrimiento será genuino.

Te quedarás asombrado y sin preguntas.

Ya no más preguntas…qué alivio.

Es el descanso definitivo para tí.

 

No existe alternativa.

Los juguetes conceptuales ya no están disponibles.

 

Este camino que te muestro es finalista.

En realidad, no es un camino.

Es el final del camino.

El stop definitivo…para el sufrimiento, el aislamiento, la soledad y el desánimo.

 

Es tu propio destino.

Siempre lo ha sido.

 

Libre, libre, libre ¡¡

 

José María Martínez.