La Naturaleza

La Naturaleza.

 

“Hemos echado a andar fuerzas irreversibles.

Hemos contaminado el cielo, las aguas, todo.

Las leyes de la naturaleza no conocen la recompensa, solo el castigo.

La recompensa es tan solo que uno esté en armonía con la naturaleza.”

 

- Foto cedida por Gerardo Salas Laferriere -

La Naturaleza es el templo de Dios.

Si quieres ir a rezar rodéate de naturaleza.

No vayas a las iglesias ni monasterios.

Estos son producto del pensar humano.

La Naturaleza no ha sido tocada por la mano del pensamiento.

Ella refleja la Conciencia en su estado más cercano al original.

La Naturaleza sana la mente del hombre.

El hombre está enfermo.

Se ha dejado dominar por la mente.

 

Se identifica de continuo con su propia mente.

La Naturaleza es el sanatorio de la mente.

Te ayuda a conectar con tu Ser.

Ningún animal está enfermo de la mente.

Tampoco tiene problemas para dormir.

El bosque es una gran sinfonía de sonidos, olores y colores.

Tú no puedes llegar a crear un bosque.

Puedes imitarlo y recrearlo en tu jardín.

Pero él tiene su propia inteligencia.

La armonía de los cinco elementos combinados entre sí.

Si te conectas con esos cinco elementos,

ellos te desvelarán la Fuente.

Al lado de la Fuente, siempre hay sombra.

La sombra del descanso sin propósito.

Allí puedes dejar tu saco de recuerdos, experiencias y dolores,

y darte cuenta del espejismo del sufrimiento.

Cuando lo vives como persona es Real par tí

Cuando lo vives como Conciencia es Real e Irreal a la vez, pero para nadie.

Observa la diferencia.

Parece un juego de palabras, pero no lo es.

Es la enorme paradoja del sano cuerdo.

Beber de este manantial te saciará por completo.

Su esencia es la Felicidad.

Felicidad sin causa.

 

No olvides lo que te digo.

 

Simplemente no pongas palos en las ruedas.

 

Vive conectado a la Fuente...la Fuente de la Inmortalidad.

 

(Del libro "Vivencias en la Intemporalidad, palabras dictadas desde la Nada")

Deja un comentario