¿Quién Soy Yo?

BIOGRAFÍA RESUMIDA.

Cuando te enfrentas a una hoja en blanco, no miras al borde, ves un gran espacio que no sabes rellenar con tinta.

Es un salto desde lo que piensas que eres a la piscina de las palabras. Ninguna palabra puede medir a un hombre.

Chema
Nadie

Aún menos un montón… Rellenar espacios se parece a enmarañar la Presencia que Somos, adulterando nuestra Verdadera Realidad. Pero me siento obligado a escribir. Mejor dicho a comunicar lo que un día me ocurrió y que puede ocurrirte a ti.

Yo me vivía como una persona, con sus quebrantos y preocupaciones, aunque siempre tuve en general una visión positiva de la realidad.

Ocurrió a finales de noviembre del 2015. Atrapado en la rutina de mi blog y tras intensos años de búsqueda, el deseo de realizar cesó…sin intervención de mi voluntad.

Estaba derrotado, sin salida…era la muerte o algo similar.

Cuando me acosté en mi cama, me dije “Vas a morir” y me dejé ir…

Sorprendentemente me quedé dormido, pero curiosamente a la vez despierto. Mi cuerpo extremadamente relajado en la cama, era observado por un punto de luz o Presencia, más allá del cuerpo, silencioso y eternamente dichoso.

Al día siguiente, cuando me levanté, me encontré cambiado. Totalmente sin miedo y muy ligero.

Había aparecido una brecha, una amnesia biográfica que me impedía quedarme enganchado con ningún pensamiento o emoción que surgiera. Era increíble, no podía hacer nada…

Yesod Vedanta Advaita

¿Había perdido la voluntad?

No.

Supe entonces que nunca la había tenido. Que no era mi posesión y que todo era tal y como tenia que haber sucedido.

Realmente perfecto.

Es como un tsunami que no deja recuerdo de dolor ni de sufrimiento y que te muestra una felicidad que viene de todas partes y de ninguna, que te arrasa y que te obliga a desaparecer de escena para que sea Eso lo que hable por ti.

Seguramente, te habrá ocurrido alguna vez, amable lector@ algo parecido.

Desconozco su impacto.

Pero si te sientes identificado con lo que te expongo, sabrás que es irreversible.

No te deja mirar atrás. Te ancla en este presente…sin remedio. Ni falta que hace que no sea así. Suspiras, tomas fuerzas y anhelas transmitirlo….darle aliento, darle Vida.

Ella se encarga de todo.

Siempre fue así…solo que ahora lo sabes por propia experiencia directa.

Ahora transmito desde mi nueva visión la confianza en el despertar natural, dentro de mis talleres y seminarios.

¿Qué es el despertar natural?

Es la constatación de tu verdadera identidad, lo que queda como transfondo real de tu proceso de autodescubrimiento interior.

Es el sabor profundo de la esencia de la que todos estamos fabricados, dulce felicidad y amor.

Vedanta, España, Chema, Advaita, talleres, meditación, kundalini


Bienvenid@ a mi página…sigue disfrutando de esta Broma Cósmica.


INDICE Y PRÓLOGO LIBRO CAMINANDO HACIA EL VACÍO

Adquiere el libro

Mi mensaje

El amigo…no el gurú.

Cuando no tienes que enseñar nada a nadie, cuando tan solo compartes un mensaje, el efecto de aprender se multiplica. Aprender no como educar, ni como acumular, ni como corregir, ni como modelar al otro.

Es un intercambio de preguntas y respuestas que uno hace al otro, para descubrir lo verdadero en lo falso.

Es creativo en sí mismo, pues uno no controla la conversación, sino que ella toma el camino que la espontaneidad del encuentro diseña en su siempre presente. Encontrar una persona que no haya atesorado prejuicios, opiniones, creencias, ideologías (políticas o religiosas) no es suficiente.

Se necesita que el otro (que es uno mismo) sintonice la verdadera escucha, sin predilecciones. Escuchar es una ciencia…y un arte en sí mismo.

No se trata de empatizar con las emociones y la mente del otro, sino…simplemente escuchar.

Escuchar vacío de palabras, de conceptos, con todo el cuerpo y la energía disponible del presente. Sin barreras, con total disponibilidad, como cuando descubres un nuevo paisaje que no ha sido visitado otras veces.

Esta escucha es expansiva, no contractiva.

El poder contractivo del ego, con toda su tribu de chismorreo constante, no tiene cabida en este escuchar.

En cierta manera, es la salud perfecta, el estado perfecto y la tierra virgen para sembrar la semilla del despertar.

Un encuentro así trasciende a la propia persona.

Es como el manantial de agua fresca que desborda la vida.

Uno se convierte en copa y puede brindar con el otro, que es uno mismo, liberando toda ilusión de falsa separación.

Encontrar un amigo así es un privilegio reservado para aquellos que subieron a la montaña, ligeros de equipaje.

Es un descubrimiento en sí mismo, donde la cima del respeto, del amor al prójimo y de la comunión más allá de las palabras, resplandece en plena soledad, silencio y libertad.